CUIDADOS DE LAS ORQUÍDEAS

En esta entrada os voy a dar 9 recomendaciones que deberíamos tener en cuenta para que nuestras orquídeas crezcan sanas, vivan muchos años y nos den grandes floraciones. Por lo tanto si es la primera vez que te enfrentas al reto de cuidar una orquídea, aquí encontrarás la información que necesitas, verás que es más fácil de lo que parece.

El vídeo de esta entrada forma parte del proyecto Mi Hogar Mejor, si queréis saber más sobre este proyecto en el que participo, pulsa aquí.

Luz

Como todas las plantas, la luz es uno de los factores fundamentales para su buen desarrollo y floración. La mayoría de orquídeas necesitan mucha luz pero ojo porque no suelen tolerar el sol directo salvo alguna excepción.

La ubicación correcta dentro de casa será cerca de una ventana con buena iluminación evitando la luz directa del sol.

Ubicación orquídea
Ubicación orquídea

La falta de luz provoca poco crecimiento, tallos frágiles que pueden caerse, hojas que amarillean hasta caerse y difícilmente florecerán.

Riego orquídea

El agua es otro de los elemento importantes ya que es utilizada para la hidratación de la planta y es la encargada de aportar los nutrientes que tiene disueltos a nuestra planta.

Para regar usaremos agua con bajo contenido en sales ya que las orquídeas no toleran bien el exceso de sal, para ello utilizaremos agua de lluvia, agua embotellada baja en sales o lo que yo hago que es usar agua de ósmosis ya que tengo un sistema de ósmosis muy económico que uso para regar todos mis cultivos.

Tipos de agua de riego
Tipos de agua de riego

Cómo saber cuándo regar:

Si observamos las raíces (cuando usamos macetas transparentes) sabremos que hay que regar si las raíces se han vuelto de color blanquecino, por el contrario si están verdes, esperaremos un poco más para regar.

Raíces orquídea listas para regar
Raíces orquídea listas para regar
Raíces orquídea hidratadas - NO regar -
Raíces orquídea hidratadas – NO regar –

Cómo regar:

Si el sustrato que tenemos está en buen estado y drena bien podemos sumergir nuestra maceta en un recipiente con agua, dejándola unos 5 min y posteriormente dejando que drene bien el excedente de agua. Ojo si usamos el mismo recipiente con agua para regar varias orquídeas ya que si una tiene alguna enfermedad se la puede contagiar a las demás, así que usaremos este método solo para plantas sanas o usaremos agua nueva para cada planta.

Regando orquídea por inmersión

El otro método de riego y el más recomendado es usar un pulverizador para aplicar riego sobre el sustrato poco a poco de forma que lo humedecemos sin producir encharcamientos

Riego Phalaenopsis por pulverización
Riego Phalaenopsis por pulverización

En ambos casos podemos usar abonos para aportar nutrientes a nuestras orquídeas

Recomendaciones para el riego:

Los riegos se deben hacer con la frecuencia adecuada siendo más frecuentes en verano y menores en invierno coincidiendo con los periodos de reposo después de la floración. Es importante dejar que el sustrato se seque parcialmente entre riegos.

Evitar en todo caso que el agua quede encharcada en el sustrato. El drenaje siempre ha de ser muy bueno aunque esto hará que tengamos que regar más a menudo.

TRUCO: Para mantener un poco de humedad sin dañar las raíces, es aconsejable colocar debajo de la maceta o un plato con bolitas de arcilla expandida y un poco de agua. Lo importante es que el agua no entre en contacto directo con la base de la maceta ya que esto podría causar la podredumbre de las raíces. Deben ser las bolas de arcilla humedecidas las que transmitan por capilaridad algo de humedad a las raíces.

 

Abonado orquídeas

Básicamente existen dos formas de abonar nuestras orquídeas que son mediante el agua de riego o mediante abonos foliares.

Yo utilizo abonos de la marca COMPO que son específicos para las orquídeas y garantizan su correcto crecimiento sin ponerlas en peligro, para el abonado en el agua de riego uso este que contiene guano y extractos vegetales que favorecen una floración abundante y duradera. y para realizar pulverizaciones que le aportan un extra de energía uso este revitalizante especialmente indicado para el cuidado de orquídeas, crea un ambiente favorable y aporta vigor y vitalidad favoreciendo la floración, que además ayuda a repeler el polvo que se puede acumular en nuestras hojas.

Abono orquídeas

Como recomendación podemos usar abonos ricos en nitrógeno cuando las orquídeas están en crecimiento vegetativo y luego para favorecer la floración usaremos un abono rico en Fósforo y Potasio.

Temperatura

La mayoría de orquídeas son originarias de las zonas tropicales y, por tanto, necesitan unas temperaturas cálidas o templadas, en general, necesitan unas temperaturas mínimas no inferiores a 9 o 10ºC y las máximas no deberían sobrepasar los 30ºC, valores más que aceptables si las cultivamos dentro de casa.

Humedad

El control de la humedad es importante ya que generalmente las orquídeas prefieren ambientes húmedos, deberemos ver qué variedad de orquídea tenemos e investigar un poco en Internet para ver qué humedad ambiente necesita, pero ya os adelanto que generalmente estará por encima el 40%, en el caso de mis Phalaenopsis les gusta humedades de hasta el 80%.

Una forma fácil de aportar humedad es la utilización de pulverizadores de forma regular una o dos veces al día para humedecer las hojas (nunca las flores).

Hojas con humedad proporcionada por el pulverizador
Hojas con humedad proporcionada por el pulverizador

Ventilación

A las orquídeas no les gustan los ambientes cerrados con poco oxígeno por lo tanto es conveniente asegurar un mínimo de ventilación diaria evitando las corrientes de aire, esto la haremos abriendo alguna ventana dentro de casa para renovar el aire.

Sustrato (orquídeas epífitas como Phalaenopsis)

Existen diferentes tipos de sustratos para las orquídeas dependiendo si se trata de orquídeas epífitas o terrestres. Pero todos ellos, comparten un rasgo común: su drenaje debe ser muy bueno. Las orquídeas no soportan el encharcamiento del agua de riego.

La mayoría de las orquídeas que compramos en los centros de jardinería son epifitas y, por tanto, necesitan un suelo ligero y poroso. Lo mejor es comprar el sustrato específico para orquídeas yo recomiendo usar este de la marca COMPO que contiene corteza de pino, un estabilizado de la estructura que permite la óptima aireación y permeabilidad en la zona de las raíces es muy adecuado para la mayoría de las orquídeas que compramos en los centros de jardinería ya que son epifitas.

Maceta ideal

Sobre el tipo de maceta, lo hablaremos en otra entrada cuando haga el trasplante pero es cierto que las raíces hacen algo de fotosíntesis pero no por ello es obligado usar macetas transparentes ya que lo hacen en una cantidad mínima.

Yo meto las macetas transparentes dentro de una de cerámica pesada que nos da un toque decorativo y da estabilidad frente al vuelco, como esta que….esta rota y rápidamente os enseñaré con qué pegamento la reparo.

Voy a usar este pegamento de la marca CEYS ya que tiene una extraordinaria resistencia a la intemperie (-50ºC a +120ºC), al envejecimiento y a los rayos UV. Además, resistente al moho y al agua. Viene en formato gel y es apto para todo tipo de reparaciones. Incluso en vertical. Repara gracias a su capacidad de relleno y permite uniones flexibles y juntas elásticas.

Como véis el resultado es perfecto y ya os garantizo que esta maceta por aquí no romperá.

Transplante

Iba a realizar un trasplante pero dado que las orquídeas están en floración, no es el mejor momento así que lo haré en otro momento.

Por lo general no se requieren hacer muchos trasplantes, aguantan bien unos 2-3 años, las raíces viven bien en recipientes pequeños aunque estén un poco comprimidas, de hecho esto ayuda a inducir a la floración.

Cuándo haremos el trasplante:

  • La maceta o recipiente se ha quedado muy pequeño y las raíces empiezan a salir fuera del recipiente en la parte superior o por los agujeros de drenaje.
  • Raíces salen por arriba
  •  El sustrato se ha degradado y compactado lo que hace que no drene bien el exceso de agua.
  • Sustrato degradado y raíces dañadas
  • La planta está infectada por hongos u otros y observamos deterioro de las raíces o podredumbre (pasan del color verde a uno pardo u oscuro). Las primeras señales pueden aparecer en las hojas que empiezan a amarillear.

El mejor momento para el trasplante es en el período de reposo, justo después de la floración o al inicio del ciclo vegetativo (normalmente primavera). No efectuar el trasplante durante la floración ya que puede provocar la caída de las flores.

El cómo realizar el trasplante lo veremos en otra entrada cuando se le caigan las flores estas Phalaenopsis que tengo aquí y una de ellas está cargada de raíces y por lo tanto esta lista para el trasplante y la otra debido al mal drenaje debido a un sustrato degradado tiene muchas raíces en mal estado y necesita un cambio de sustrato para mejorar el drenaje y sanear todas las raíces. 

Para acabar esta entrada quiero enseñaros esta magnífica manguera de la casa la casa FITT, se trata de la manguera YOYO que es muy ligera y compacta,  se extiende más de 2 veces su tamaño original con la presión del agua, es super resistente y no hace pliegues ni nudos por lo que es ideal para usarla en pequeños jardines, balcones o terrazas ya que nos permite guardarla en poco espacio, además esta es la versión GO que me va a ir muy bien ya que viene con una mochila de regalo para poder transportarla, así la podré usar tanto en casa como en el huerto familiar, remarcar que tienen 5 años de garantía y está fabricada en Italia. así que merece la pena comprarla.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *